LIBROS

LIBROS

martes, 13 de marzo de 2012

The Joshua Tree. U2. Un cuarto de siglo de vida



     El 9 de marzo de 1987, hace exactamente 25 años, U2 lanzó al mercado el mejor disco de su carrera y, probablemente, de la historia del rock, al menos en cuanto a grupos o bandas se refiere. Con la producción de Brian Eno y Daniel Lanois, grabado entre noviembre de 1986 y enero de 1987 en los Windmill Lane Studios de Dublín y editado por Island Records, el nuevo trabajo de los irlandeses se atrincheró en el número 1 de ventas en medio mundo desde poco después de su lanzamiento.

     La portada, cuya fotografía fue realizada por Anton Corbijn en el Parque Nacional The Joshua Tree, California, es una de las más conocidas de la historia del rock. Marcó la tendencia en cuanto a diseño de portadas de discos de rock en la década de los 90´s. En blanco y negro, por supuesto, en el estilo más característico del trabajo del fotógrafo holandés afincado en Londres. Se eligió ese lugar para las sesiones de fotos promocionales porque el disco, que iba a titularse "Las dos Américas", requería que apareciera algún lugar del corazón del continente americano en su portada. Finalmente, a alguien le pareció más original el nombre de "The Joshua Tree" como título del LP.

     El origen del quinto trabajo discográfico de U2 se encuentra entre los años 1985 y 1986 y en la conjunción de cuatro aspectos que jamás deberían pasar desapercibidos para fans y no fans de la banda irlandesa. A saber:
1- su exitosa aparición en el Live Aid, en julio de 1985, sólo eclipsada por la memorable actuación de Queen (considerada por muchos críticos como la mejor de todos los tiempos). El mega-concierto, en el que participaron, además de U2 y Queen, Status Quo, Phil Collins y David Bowie, entre otros, tuvo, como gran objetivo, recaudar dinero para los países de África oriental: Sudán, Etiopía y Somalia.
2- su participación en el tour de Amnistía Internacional "A conspiracy of hope", en junio de 1986, junto a Bryan Adams, Sting y Peter Gabriel, entre otros. Fue una cruzada solidaria en la que Bono descubrió las luces y las sombras del "sueño americano", algo que le llevó a escribir canciones sobre la "desolación y codicia del país de Ronald Reagan".
3- la muerte, en accidente de moto, de Greg Carroll, amigo y asistente personal de Bono. A él está dedicado el disco completo, además de la canción "One tree hill". Su muerte, acaecida en julio de 1986, despertó la rabia y el sentido más lacrimógeno del cantante irlandés.
4- un viaje de Bono y Alí (su esposa) a Nicaragua y El Salvador, en el que el líder del grupo acabó de ponerse del lado de los desfavorecidos y en contra del imperialismo capitalista yankee.

     Las grandes manifestaciones masivas de apoyo al grupo, la desbordada emoción resultante de ellas, la muerte de Greg Carroll y el conocimiento por parte de Bono de las causas perdidas en multitud de rincones del planeta despertaron en él su lado más crítico, salvaje y lacrimógeno. De ahí nacieron las letras de las canciones de un disco para la historia. La creatividad del cantante se desbordó, hasta el punto de que Island estuvo a punto de lanzar un doble álbum dado el elevado número de canciones compuestas y la altísima calidad de las mismas. Sin embargo, Paul McGuinness, el manager de la banda, aconsejó que algunas de aquellas joyas salieran como caras-B de los distintos singles de promoción. Comenzaba así la mercado-tecnia de U2...

     Los singles fueron los siguientes:
1- "With or without you": una archiconocida canción que habla de amor y desamor a través de los cambios de voz de Bono, que pasa de casi-susurrante y aterciopelada a aullante y desgarradora en la parte final. Una parte de la letra dice así: "A través de la tormenta alcanzamos la orilla / Tú entregas todo pero yo quiero más / Y estoy esperándote". El célebre estribillo reza que "no puedo vivir ni contigo ni sin ti". Las caras-B del single fueron "Luminous time (Hold on to love)" y "Walk to the water".
2- "I still haven´t found what I´m looking for": probablemente la canción más conocida y recitada de los irlandeses. Comienza con "he escalado las más altas montañas / he corrido a través de los campos / sólo para estar contigo" para terminar con un "pero todavía no he encontrado lo que estoy buscando". El video-clip, con los componentes del grupo tocando y paseando por las calles del antiguo centro de Las Vegas (Fremont Street), marcó una época a fines de los 80´s. Las caras-B fueron "Spanish eyes" y "Deep in the heart".
3- "Where the streets have no name": otro de los himnos de la banda que continúa sonando en cada concierto. La guitarra de The Edge empezó a tomar mayor protagonismo gracias a este tema, que dice así: "Quiero correr / quiero esconderme / quiero derrumbar las murallas / que me tienen encerrado / quiero llegar / y tocar la llama / donde las calles no tienen nombre". El video-clip, filmado en directo desde la terraza de una licorería de Los Ángeles, les valió, además de un problema con la policía local, un Grammy y el reconocimiento de todo el mundo: crítica y aficionados a la música. Las caras-B de este single fueron "Silver and gold", "The sweetest thing" y "Race agains time".
4- "In God´s country" y "One tree hill": fueron el cuarto single en EE. UU. y Nueva Zelanda respectivamente. Algo sucedió con "Red hill mining town", canción que debía ser el tercer single y que fue sustituída por "Where the streets have no name" y que desapareció, además, de la gira posterior al lanzamiento del disco, siendo el único de los temas que no sonó en dicha gira... 

     Sinceramente, la cara A (en su versión cassette y vinilo) de este disco me parece la mejor de la historia del rock and roll. Contiene las piezas "Where the streets have no name", "I still haven´t found what I´m looking for", "With or without you", "Bullet the blue sky" y "Running to stand still". En total, 24 minutos de una música estremecedora e imperecedera.

     A las tres primeras ya referidas ("Where the streets have no name", "I still haven´t found what I´m looking for" y "With or without you") les siguen en el disco "Bullet the blue sky", una ácida crítica al capitalismo salvaje de los EE. UU. en América Latina resultante de aquel viaje con su mujer a El Salvador ("Y puedo ver esos aviones de guerra / a través de chozas de barro donde duermen niños / a través de calles de una silenciosa ciudad / afuera está Estados Unidos"), y "Running to stand still", una de mis canciones favoritas del grupo desde el primer momento, que habla de una pareja de heroinómanos dublineses (Dulce el pecado / sabor amargo en la boca / veo siete torres / pero sólo veo una salida...corriendo para permanecer quieto"). La armónica, el piano y la dulce guitarra de The Edge, junto a la delicada voz de Bono, hacen de este tema una auténtica joya con la que termina la mejor cara A de un disco de rock.

     La cara B se compone de seis canciones: la, para mí, incomprensiblemente denostada y amada "Red hill mining town", que pasó de ser single a desaparecer por completo en el futuro del grupo; "In God´s country", un temazo repleto de catolicismo irlandés por todas partes y se mire por donde se mire; "Trip through your wires", para mí, el tema más flojo del disco pese a su innegable calidad gracias a la poderosa guitarra de The Edge, la armónica y la voz desgañitada de Bono; "One tre hill", el emocionado y sentido homenaje de Bono a su amigo Greg Carroll; "Exit", un desbocado rock and roll en el pleno sentido de la palabra; y "Mothers of the disappeared", canción-homenaje a las Madres de Mayo que aún hoy pone los pelos de punta.

     "The Joshua Tree" ha vendido casi 30 millones de discos en estos 25 años, siendo el 60º más vendido de la historia de la música. La gira mundial, que les llevó a América, Europa y Australia, fue la más exitosa, y millonaria, de U2 hasta ese momento. Y para el recuerdo quedará siempre aquel primer concierto suyo en España, en el Santiago Bernabéu, ante más de cien mil personas. Aquello era U2 en estado puro. Luego llegaron otros tiempos. Ni mejores ni peores, pero sí diferentes. Muy diferentes...


     Evidentemente, los tipos que aparecen en el anterior vídeo-clip no son Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullern Jnr., pero es un homenaje a "Red hill mining town", la canción olvidada del disco. Con ella os dejo hasta la próxima...

No hay comentarios: