LIBROS

LIBROS

lunes, 3 de octubre de 2011

El fenómeno Cantajuegos arrasa


     No hay duda al respecto: Cantajuegos arrasa allá por donde va. El proyecto didáctico-educativo-musical creado por el argentino Pedro Zaidman se ha convertido, con el paso de los años, en una verdadera máquina de hacer dinero. Algo muy criticado por parte de muchos medios. Para muestra, un botón

     En el enlace anterior podemos leer multitud de críticas acerca de este proyecto infantil a través de un pormenorizado estudio realizado por el Diario Público hace justamente un año. Que si hay cambios constantes en la formación, que si siempre suenan las mismas canciones, que si se han producido despidos inmorales, que si se trabaja en negro sin contrato, que si los cantantes no ganan casi dinero y están explotados, que si en los espectáculos suelen actuar en playback y una larga lista de denuncias que no se sabe si serán ciertas.

     Lo que sí es cierto es que todo lo que triunfa genera a su alrededor mucha envidia. Cuanto mayor éxito alcanza algo o alguien, más críticas le caen. Es algo que forma parte del género humano. El caso es que a los niños, y a una gran cantidad de padres y madres, les encanta ver en la tele o en directo a este grupo de payasos (dicho esto con todo el respeto del mundo) que hacen las delicias de quienes les ven.

     No voy a ser yo quien defienda a ninguna empresa que obra de espaldas a la legalidad y a la moralidad. Es más, si las denuncias contra el creador de Cantajuegos son ciertas, apoyaría ciegamente que pagara muy bien por todo ello. Pero en el panorama actual estas cosas pasan en casi todas las empresas del mundo. Y, obvio es, que éstas buscan ganar lo máximo posible. ¿Quién puede culparles por ello? Todos buscamos ganar cuanto más dinero mejor, ¿verdad? Eso sí, defendiendo la legalidad por encima de todo. Lo dicho, si el señor Zaidman ha de pagar, que pague.

     Sin embargo, polémicas aparte, el objeto de esta entrada es alabar (porque de bien nacidos es ser agradecidos) a este grupo de chicos / as que consiguen que nuestros hijos sean felices y adoren al burrito Pepe, a Coco, al ratón Pérez y hasta a la vaca Tolón. ¿A qué padre no le cae la baba viendo a sus hijos cantar y bailar con ellos? Sin duda, se trata de un proyecto que les ayuda a crecer con alegría, desarrollando en ellos aspectos tan importantes como la psicomotricidad y la pronunciación. Y, encima, ¡se lo pasan en grande!

     Y de los cantantes, ¿qué decir? Pues que son unos profesionales como la copa de un pino, que cantan y bailan de maravilla, que sus shows son grandes espectáculos en los que todos disfrutamos, que son muy atentos y agradables con todo el mundo, que se nota a la legua que viven lo que hacen y que, ante todo, adoran a los niños y no les importa dedicar parte de su tiempo, antes y después del espectáculo, a hacerse fotos con ellos, a hablarles y hasta a besarles. Y, como el resto de los mortales, han de decidir si aceptan o no trabajar en unas determinadas condiciones. ¿Quién no ha estado alguna vez "hasta el gorro" de su jefe? Pues eso mismo.

     Como padre que soy, aunque me gustaría que las cosas fueran diferentes en muchos ámbitos de la vida y la sociedad, lo que pretendo es ver a mi hijo feliz y contento. Y con Cantajuegos lo es. Y mucho. Así que, desde este modesto blog, les mando a todos ellos (a los que están, a los que estuvieron y a los que llegarán) mi más sincera gratitud por hacer de él un chiquitón feliz, alegre y divertido, y les deseo la mayor de las suertes en sus vidas, dentro o fuera de este proyecto que, sin duda, ha devuelto a los niños la magia que tanto se echaba en falta desde la época de los payasos de la tele...Le pese a quien le pese.

     ¡Muchas gracias a Puli, Monique, Elena, Rodri, Jonas, Ainoha, Belén, Jime, Nacho Bombín, Beatriz, JuanD, Miguel, Noemí, etc, por traer diversión, aprendizaje y felicidad a tantas y tantas casas de España y Sudamérica!       

7 comentarios:

José Ferrandis Peiró dijo...

Monique Cantajuego (desde su Facebook): Sin ánimo de crear ningún debate Jose, en este trabajo, desde el principio, se me ha tratado con mucho respeto, nunca se me ha explotado, y la remuneración es buena. Ese reportaje que citas, está basado en información tristemente manipulada.

José Ferrandis Peiró dijo...

(Respuesta mía en su Facebook): Es lo que creo. Pero quería ser imparcial. Y, como he escrito, lo que pretendo con esta entrada es daros las gracias a todos los que formais (y han formado) parte de este maravilloso proyecto llamado Cantajuegos. Sois grandes! Saludos!

José Ferrandis Peiró dijo...

Pues lo dicho: el éxito genera envidia, mucha envidia...!

Carmen Becerra dijo...

Pues me alegro si Monique tiene razón y trabajan en buenas condiciones, porque se lo merecen (todo el mundo pero, especialmente, quien hace bien su trabajo, y ellos lo hacen muy bien). A mi hija también le encanta, y mi única 'queja' es que por Cataluña vienen poco y no los hemos visto en directo. Me parece un buen proyecto.

José Ferrandis Peiró dijo...

Comparto tu opinión totalmente, Carmen. Estos chicos se merecen todo lo mejor. Son muy profesionales y muy simpáticos y agradables tanto con los niños como con sus padres. Saludos y gracias por participar. Y, por cierto, el domingo hicieron doblete (mañana y tarde) en Sant Cugat...

Maria Valverde dijo...

Supongo que Monique dice que la tratan muy bien y está muy bien remunerada porque si dijera lo contrario quizá la echarían igual que al resto. Lo que tengo claro es que lo que hizo el Diario Publico no fue manipular sino contactar tanto con el Sr. Zaiman (productor de Cantajuego) y con todos aquellos que ya no formaban parte del grupo. Repito, el diario sólo "Citó" las palabras que Nacho o Jimena dijeron... y también nos remitió a un comunicado que hizo Juan "D". ¿Ahora resulta que todos mienten? Como dice el dicho "cuando el río suena es que agua lleva"

José Ferrandis Peiró dijo...

Eso mismo pienso yo, María! En fin, toda la suerte del mundo a los chicos y chicas del Cantajuegos. Se lo merecen, por supuesto!

Muchas gracias por participar, María! ;)