LIBROS

LIBROS

martes, 6 de septiembre de 2011

El avergonzante estado del fútbol español

     En las últimas semanas estamos asistiendo a un incesante "chorreo" de noticias, en todos los medios, sobre las cuentas del deporte rey en nuestro país: deudas por doquier, leyes concursales, huelga de futbolistas, guerra por los derechos televisivos de los clubs y canon de retransmisión a las radios. Vayamos por partes y tratemos de entender el problema del fútbol español y cómo afecta dicha situación al resto de la sociedad.

     Los clubs de fútbol españoles deben en torno a los cuatro mil millones de euros en total. Solo a Hacienda, que somos todos, deben 694 millones de euros. A la Seguridad Social, más de 300. A los futbolistas, más de 50 millones. Y todo ello, sin contar con los chanchullos que todos los clubes realizan en sus cuentas con el IVA (ante la impunidad de un Gobierno que les deja hacer y que, incluso, les da más dinero a través de la quiniela, cuyo porcentaje de beneficio para los clubs pasó del 2,5 al 7,5 cuando se aprobó la Ley del Deporte y se obligó a los clubs a constituirse como Sociedades Anónimas). Bueno, no a todos se les obligó a ello...

     ¿Cuáles son los clubs más endeudados del fútbol español? Pues el Real Madrid (660 millones) y el Barcelona (548). ¿Curioso, verdad? Los mismos clubs son los que más ingresos generan, algo que les salva la vida. Pero lo más preocupante de todo esto es que mientras los clubs consiguen ingresos por valor de 1600 millones de euros, realizan unos gastos totales de más de 1800, resultando de todo ello un déficit de más de 200 millones por temporada. Es decir, que por cada 100 euros que genera un club, gasta 113. Imposible de sostener.

     Más de la tercera parte de los ingresos conseguidos por los clubes proviene de los derechos televisivos. Sin embargo, los gastos derivados del pago a los jugadores y empleados casi siempre es mucho más elevado, por lo que la situación ha llegado a ser insostenible. ¿Qué solución están adoptando los clubes llegados a este punto sin retorno? Pues acogerse a la ley concursal, mediante la cual eluden el descenso automático de categoría (como pasa en otros países e incluso en otros deportes españoles menos importantes que "el rey de los deportes").

     Anteriormente hacía referencia a los ingresos derivados de los derechos televisivos. Me detengo en este apartado debido a su importancia. El Real Madrid y el Barcelona se embolsan, cada uno, 140 millones de euros de las televisiones. El Valencia y el Atlético de Madrid, tercero y cuarto de la lista, 42. ¡100 millones de euros menos que los dos grandes! Sporting y Málaga, con 12, son los clubs de Primera División que menos dinero reciben de las televisiones españolas. ¿Qué pueden hacer para tratar de competir y mantener su puesto en la élite del fútbol español? Efectivamente, endeudarse y pagar solo la mitad de la deuda acogiéndose al concurso de acreedores, con lo que no pierden la categoría pero engrosan la deuda del fútbol español. ¿Qué hace el Gobierno ante esto? Mirar hacia otro lado mientras ya son 22 los clubs en concurso de acreedores (más de la mitad de los que militan en Primera y Segunda División).

     Del apartado anterior sacamos una conclusión muy clara: la competición está adulterada totalmente. Con los más de 100 millones de diferencia que les sacan a las televisiones, el Real Madrid y el Barcelona pueden fichar a Cristiano Ronaldo y pagar las estratosféricas fichas de Messi, Fábregas, Kaká y compañía. En la actualidad, el resto de clubs de Primera División se reúnen para plantarse ante este abuso por parte de los grandes clubs y de una LFP (Liga de Fútbol Profesional) que contribuye a que el panorama cada vez sea más desolador. Valgan, como ejemplo, el caso inglés. En Inglaterra, el club que más cobra de las televisones, el Manchester United, llega hasta los 78 millones, mientras que el último clasificado, el West Ham, recibió la pasada temporada 44 (más de la mitad que el United y, lo más llamativo, ¡más que el tercer club español más beneficiado por las televisiones!).

     ¿Y cómo sacar más dinero para no llegar a la bancarrota y tener que matar a la que, para algunos, es su particular "gallina de los huevos de oro"? Sacando dinero de donde sea. Así, la LFP y los clubs (con las únicas excepciones del Sevilla y del Betis) han decidido cobrar a las radios españolas un canon de 15 millones de euros para que sus informadores puedan retransmitir en directo los partidos de Primera y Segunda División. Algo a lo que las radios se han opuesto, buscando otros medios para poder desarrollar su trabajo: pagar la entrada para acceder a los estadios, narrarlos desde el estudio o, incluso, desde un bar cercano al campo de fútbol.

     ¿Y qué hay de los futbolistas? Pues que tuvieron que ir a la huelga para defender sus intereses. Porque, por desgracia para ellos, que no para nosotros, no todos son Messi o CR7. No todos ganan hasta cien veces más que un político (¡que también cobra cifras astronómicas, desde luego!). E incluso, alrededor de 200 de ellos, han llegado a estar sin cobrar sus nóminas !hasta un año entero!

     Así las cosas, nos encontramos ante un cuadro que ni el mismísimo Dalí podría haber imaginado jamás: deudas bochornosas con todos nosotros (Hacienda, Seguridad Social, etc), hacia los jugadores, chanchullos en las cuentas (que rara vez se miran con lupa), guerra entre radios y televisiones (porque las segundas apoyan el canon a aplicar a las primeras, incurriendo en clara y flagrante competencia desleal), entre los clubs grandes y el resto (sin los cuales no habría liga, por cierto), pasotismo del Gobierno y estupidez supina de la mayor parte de una población que sigue empeñada en ver fútbol al precio que sea a la vez que se queja de las consecuencias de la crisis económica actual. Algo realmente avergonzante en mi modesta opinión.

  


4 comentarios:

Josete dijo...

Soy futbolero pero estas cosas me indignan. La cuestión se soluciona así: el club que no tenga las deudas solucionadas con el Estado el 1 de enero de 2014, por ser benévolos, multado o al hoyo...
Buena entrada, te echábamos de menos

José Ferrandis Peiró dijo...

Muchas gracias, Josete! El verano ha sido largo y chungo, pero ya he vuelto. Y sí, este tema es para indignarse. Y mucho! Saludos y gracias!

donpepe dijo...

El fútbol español huele a podrido hace ya demasiado tiempo, y no hace falta ser detective ni matemático para entender que las cuentas en las oficinas de Concha Espina no cuadran para nada, por muchas camisetas que vendan y por mucho que algunos sigan creyendo que el "Floren" es un ser superior (para ejemplo sirva el caso de "Kaká", ¡menudo negocio!).
¡Felicidades por tu trabajo, tocayo!.

José Ferrandis Peiró dijo...

Muchas gracias, Donpepe! Es una pena que lo que antes era un deporte fantástico se haya convertido en un circo romano mediático podrido y adulterado...
Seguiré intentando poner el dedo en la llaga donde haga falta...