LIBROS

LIBROS

martes, 8 de febrero de 2011

Política en la ciudad ducal

     Mi estimada Gandia es una ciudad muy curiosa en muchos aspectos. En política, más todavía. En los últimos años se han visto en la ciudad ducal cosas tan increíbles que darían pie a cualquier buen novelista a escribir magnas obras de suspense que después serían best sellers con total seguridad.

     En unos meses los ciudadanos de esta magnífica ciudad deberán pasar por las urnas para elegir al gobierno que les representará durante los próximos cuatro años. Se nota en el ambiente que llegan las elecciones. Este es el panorama político gandiense tal y como lo ve un humilde servidor.

     El PSOE ha montado en torno a su candidato José Manuel Orengo un proyecto denominado “Gandia ens unix” al que han invitado a Joan Francesc Peris, líder de Els Verds. Esto no es nuevo en absoluto. Peris ya estuvo en el gobierno socialista en la legislatura 1999-2003. Después se fue a Izquierda Unida y luego a Nova Esquerra. Más tarde fundó Els Verds y se presentó en coalición con el Bloc Nacionalista Valencià. Como en las últimas elecciones se presentó en solitario y no sacó los votos suficientes como para ser concejal, ahora vuelve a formar parte del proyecto socialista, aunque no entrará en la lista electoral. Se ocupará de Medio Ambiente como regidor nombrado a dedo en el caso de una victoria socialista en las elecciones. Los estatutos de Gandia establecen que el gobierno de la ciudad puede nombrar a dos regidores a dedo, algo a lo que, en su día, se negó Joan Francesc Peris. En la actualidad estos dos regidores nombrados a dedo son Toni Durà y Néstor Novell.

     No pongo en duda la valía como político de Joan Francesc Peris. Incluso lo admiro como tal. Pero no cabe duda de que es un hombre que con tal de vivir a costa de la política es capaz de montar un partido político nuevo, hacer coalición con quien sea e incluso de pactar con quien haga falta. Una persona así puede llegar a infundir poca credibilidad porque nunca sabes qué chaqueta lucirá mañana.

     Lo mismo podemos decir del propio alcalde,  el candidato socialista, José Manuel Orengo. En su juventud era un empedernido derechista, muy amigo de Vicente Francville, que ocupó años después un escaño como diputado por el PP en Gandia. Más tarde, como político, entró en la candidatura del PSOE como independiente. Poco a poco le fue gustando la política y se hizo “socialista de toda la vida”. Pasó por varios departamentos del Ayuntamiento de la ciudad, hundiendo cada uno de ellos, especialmente el de Hacienda, hasta que llegó a ser el segundo de la lista, justo por detrás de “La nostra”, Pepa Frau. Acabó de alcalde de rebote con aquel pacto kafkiano con Bloc-Els Verds. Hoy, como ve complicado ganar las elecciones, se asegura mil votos de Els Verds incluyendo al partido de Peris en su lista. Ah! Y todo ello tras haber gobernado cuatro años con el ex-líder del PP, Fernando Mut, el mismo que casi fue alcalde en el 2003.

     El candidato por el Bloc Nacionalista Valencià todavía es Josep Miquel Moya. Y digo todavía porque es un secreto a voces que tras las elecciones volverá a su trabajo anterior y dejará la política. Quiso ser alcalde en 2003 alegando que Gandia había pedido un cambio en el gobierno. Pero el PSOE estuvo muy listo quitando a Pepa Frau de enmedio y Moya tuvo que conformarse con ser socio de un gobierno tripartito PSOE-Bloc-ELs Verds. El número dos de la lista del Bloc es Facund Puig, ex alcalde de Bellreguard por el PP. Otro ejemplo más de las cosas tan fantásticas que pasan en Gandia.

     Izquierda Unida-La Unitat-Verds es un bonito proyecto liderado por Xavier López. Digo bonito por decir algo, porque de semejante amalgama de partidos pequeños nunca se sabe qué es lo que va a terminar saliendo.

     Vamos con la derecha. El PP presenta como candidato a la alcaldía a Arturo Torró, esbirro del alcalde de Xátiva y presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, el hombre que llamó burros a sus propios votantes y gilipollas a los profesores y a los periodistas. Torró fue presidente de un Centro Histórico de Gandia que respiró cuando dejó su cargo por incompatibilidad con su nuevo puesto como máximo dirigente del PP en esta ciudad. Éste es otro ejemplo más de político que genera desconfianza. Desde el PSOE se alegran de que sea el candidato del PP porque eso les ayudará a volver a gobernar otros cuatro años más.

     Rosa Fuster es un caso parecido al de Joan Francesc Peris. Digo parecido porque no es lo mismo valer como político que no valer para ello. En el resto, como Peris. Fundó GIVAL y se puede presentar en solitario, en coalición con el PP o con el partido valencianista de la derecha. Como Torró la necesita para contrarrestar los mil votos que Peris le va a dar al PSOE es casi seguro que acuerden una lista conjunta PP-GIVAL. Gandia une también a la derecha, tal y como pueden ver.

     PdG, Plataforma de Gandia, presenta como candidato a la alcaldía a su creador, Fernando Mut. Un hombre que pasó de ser casi-alcalde con el PP a ser el teniente alcalde y regidor de Urbanismo de la mano del socialista Orengo. Y todo por fastidiar a su ex-partido. Ahora apaga un fuego en el seno de su partido que puede afectar al propio gobierno de la ciudad. Su número dos, Javier Soldevila, ha presentado una denuncia penal contra Mut por falsificación de documento público. No voy a entrar en algo privado de la PdG. Solo diré que es otro partido en quiebra debido a sus malas estructuras de base.

     Resumiendo, que me alargo en exceso. En los últimos años hemos tenido en Gandia:
- un alcalde que no era ni el candidato de su propio partido.
- coaliciones electorales o de gobierno entre grupos que no pegan ni con cola.
- personajes de derechas que pasan a integrar partidos de izquierda.
- personas que se oponen al estatuto que permite designar a dos regidores a dedo y que luego pactan ser ellos mismos esos regidores.
- pequeños partidos que aún así pueden ser decisivos de cara al futuro gobierno y que sacan partido de ello pidiendo a cambio lo que les da la real gana.

    Visto lo visto, a los políticos, Gandia les une. Lástima que no los una para hacer un buen gobierno sino para sacar una buena tajada personal. Con todo lo explicado en este artículo, ¿alguien se atreve a descartar la idea de que el próximo alcalde de Gandia pueda ser hasta Facund Puig, el número dos de la lista del Bloc Nacionalista Valencià? ¿Se fijará Woody Allen en la política gandiense para hacer su próxima comedia de enredo y de paso dará a conocer al mundo los entresijos de nuestra querida ciudad, Gandia?

5 comentarios:

Carlos V dijo...

¿En serio crees que Moya va a renunciar a la alcaldia que le ha prometido Arturo?
El afán de protagonismo del candidato del Bloc ya se vio cuando compartió alcaldía con Orengo, salía más por la tele que el propio alcalde, así que DUDO mucho que ahora renuncie a reeditar un pacto que ya tenia en 2007 con el PP y que menos mal que no les salio bien la cosa.

Por cierto, sobre los cambios de las personas a lo largo de su vida, son tan loables como aquel que se mantiene en sus trece, pues evolu´cionar es algo intrínseco a la naturaleza humana

José Ferrandis Peiró dijo...

¡Hola, Carlos V! Bueno, yo tengo entendido que Moya volverá a su anterior trabajo, creo que de bibliotecario, cuando pasen las elecciones. Me imagino que no lo hacen oficial ahora porque los cambios es mejor hacerlos después de las elecciones para no debilitar más todavía la candidatura. De todas formas, el tiempo dirá.

Respecto a los cambios de las personas, es cierto lo que dices. La evolución personal conlleva también cambios. Pero hay que diferenciar entre cambios de forma de pensar en cuanto a ideología y el hecho de buscar vivir de la política a toda costa, fundando partidos nuevos, haciendo coaliciones extrañas o aceptando entrar en candidaturas impensables con anterioridad (es decir, en una palabra, chaquetismo).

Sea lo que sea, en un par de meses saldremos de dudas. En este artículo simplemente he mostrado cómo veo yo la política local (aunque se puede hacer extensible a ámbitos autonómico y nacional perfectamente). Es un artículo de opinión. Mucha más gente piensa que la clase política es tal y como yo la describo aquí.

Y si llegan las elecciones y veo que estoy equivocado rectificaré y ya está. Reconocer los errores sí es loable. Muchas gracias por tu participación y bienvenido a mi blog.

Carlos V dijo...

Buenas Jose
Por desgracia la politica ya no reune a gente dispuesta a trabajar para otros sino a unos dispuestos a cobrar de otros. El caso de Peris es de verguenza, sela ha colado a Orengo por todos los lados, para uno que parecia estar en esto por principios y al final ha demostrado ser uno más.
Chaquetismo y politica son sinonimos, desde Blasco, Vestriyngue y miles mas. Lo de Gandia, pues la verdad, hasta el dia de la investidura, mejor dicho, hasta despues de la misma yo no me creo nada. Y si realmente Moya se vuelve al curro o Orengo se va de senador y Arturo a la Dipu, la verdad es que se podrian ir a tomar por saco, yo quiero como alcalde alguien q se desviva por gandia

MJesús dijo...

Es que parece que cuando hay algún político que realmente se desvive por los ciudadanos el resto de la prole se lo cargan a la primera de cambio porque esta gente que tiene ganas de trabajar por las personas, por la ciudad, hace que al resto se les vea el plumero.
Es una opinión personal puesto que yo cuando estudié política, las ideologías, etc en el instituto me apasionaba y ahora, viendo lo que hay, me decepciona.

José Ferrandis Peiró dijo...

Carlos y María Jesús, pues así es. La política hoy en día es una salida "laboral" más. Mientras unos estudian arquitectura, derecho o historia, por poner solo unos ejemplos, otros se hacen políticos.

¡Qué le vamos a hacer! De la política se vive demasiado bien y algunos prefieren eso a ir a currar como Dios manda cada día.

En España, Valencia , Gandía y cualquier sitio que me digáis, la única ideología política que existe hoy es "llenarse la saca". Y así nos va. Solo Anguita renunció a cobrar la paga vitalicia por ser diputado. El pobre hombre se puso enfermo de ver tanta mierda en la política y tuvo que dejarlo para que no le dieran más tabardillos. La clase política de este país es de vergüenza!

Gracias a los dos por participar en el debate.