LIBROS

LIBROS

jueves, 17 de febrero de 2011

Contrato con Dios. Juan Gómez-Jurado. Reseña



     Cualquier medio es bueno para conocer la obra de un escritor. Y más si es bueno. Hace menos de un mes encontré en Twitter a Juan Gómez-Jurado. Leyendo sus tweets me llamó mucho la atención. Así que investigué un poquito sobre él. No me llevó demasiado tiempo saber que es uno de los escritores de referencia de los últimos años, no solamente en España. Tiene publicadas tres novelas: "Espía de Dios" (Roca Editorial, 2006), "Contrato con Dios" (El Andén, 2007) y "El emblema del traidor" (Plaza & Janés, 2008). Los tres han sido best-sellers. 

     "Contrato con Dios" es su segunda novela. La primera suya que cae en mis manos. De entrada he de reconocer que el thriller no es mi género literario preferido. Pero en la vida siempre ha de estar uno abierto a nuevas experiencias. Pocas veces se arrepiente un  servidor de conocer obras y escritores diferentes. Con Gómez-Jurado me ha vuelto a ocurrir. 

     Todos somos conscientes del enorme trabajo y sacrificio que supone escribir. Ello se complica mucho más cuando detrás de esta escritura hay un trabajo de investigación y documentación tan fantástico como el que el autor de "Contrato con Dios" ha debido realizar para poder entretenernos y hacernos aprender. Porque esta novela cumple con los requisitos que hay que pedirle siempre a la literatura: entretiene, enseña y mantiene el interés, de principio a fin. 

     La trama nos lleva a diferentes escenarios y momentos históricos. La Viena y el Nueva York de 1943 suponen el inicio de la novela (cronológicamente hablando), que sirve para presentarnos a uno de los mayores multimillonarios de la actualidad, un judío salvado del holocausto por sus padres y un rabino de Manhattan que encuentra al chaval recién llegado a la Gran Manzana medio desnutrido. El multimillonario dedica su vida a encontrar el Arca de la Alianza, en cuyo interior se encuentran las Tablas de la Ley de Dios entregadas a Moisés. Se lo debe, de alguna manera, a su padre y a su família. 

     Cuando se averigua dónde está casi con total seguridad el objeto más preciado de la historia de la humanidad se pone en marcha la secreta Expedición Moisés para recuperarlo a toda costa. Ésta se desplaza hasta el desierto de Jordania. Los expedicionarios provienen de diversas nacionalidades, religiones y sectores laborales. Andrea Otero es una periodista española que tendrá la exclusiva mundial del hallazgo, algo que ha de relanzar su maltrecha carrera. Anthony Fowler pertenece al servicio secreto del Vaticano y debe ocuparse, supuestamente, de la seguridad del Arca y su contenido. La doctora, Doc, es una infiltrada del Mossad que debe informar a sus superiores en todo momento. En la expedición también encontramos a algunos de los mejores arqueólogos del mundo y a soldados mercenarios que han de velar por la seguridad de los miembros del equipo. Si a ello unimos la infiltración de un terrorista islámico (Huqan), capaz de lo que sea por hacer que el Arca no salga del desierto, tenemos el caldo de cultivo ideal para construir un thriller que no nos va a dar tregua durante las más de cuatrocientas páginas de la novela.

     Más allá de las diferencias entre todos los miembros del equipo, en ellos hay un único rasgo común: la vanidad. Mal comienzo, sin duda. Peor todavía cuando la trama nos da a conocer planes distintos entre los expedicionarios. Los intereses de unos han de chocar con los de los otros antes o después de forma irremediable.

     La situación se complica por momentos. Todos dudan de todos. Nadie sabe de quién ha de fiarse o no. Poco a poco la vanidad da paso a un instinto de supervivencia que coloca a cada personaje al límite de sus fuerzas, físicas y psicológicas. El lector no puede dejar de leer porque está ansioso por saber qué va a pasar finalmente con cada personaje. En definitiva, una novela magnífica que no dejará indiferente a nadie. No puedo desvelar nada más dado que esto es una reseña. Pero os digo una cosa: la reflexión final es de antología. No será la última novela de este autor que yo lea. 

No hay comentarios: