LIBROS

LIBROS

viernes, 20 de enero de 2012

Las horas previas a una primera presentación


     No he podido evitar tomarme la licencia de escribir en mi blog sobre las horas previas a la primera presentación de mi primera novela. Esta noche he pensado mucho y, aunque estoy tranquilo, la excitación me ha mantenido en vigilia durante buena parte de la noche. Es un período que incita a reflexionar. Todos lo sabemos. Aquí pretendo explicar cómo vive un escritor novel esos momentos nunca antes vividos.

     Ayer por la tarde las dos televisiones locales gandienses emitieron sendas entrevistas acerca de la novela y la presentación de la misma. Uno, que no está acostumbrado a verse en éstas, disfruta al máximo del momento. Pese a la timidez, está bien eso de sentirse importante por un día. Sin embargo, la tensión cansa. Y mucho. Estos últimos días cuesta conciliar el sueño, especialmente la noche anterior al día H.

     Ahora recuerdo aquel e-mail que me decidió a ponerme manos a la obra. Hace de ello dos años y un mes. Decidí escribir sobre las hazañas de Irena Sendler con una doble motivación: mantener ocupado mi cerebro para tratar de alejar de él los fantasmas del pasado y rendir un humilde y sentido homenaje a una persona maravillosa que no dudó en poner en grave riesgo su vida (y la de sus compañeros y colaboradores) para ayudar a una comunidad judía condenada a muerte por la barbarie nazi.

     Escribirla me ha llevado un año y medio. Y buscar editorial, realizar un par de correcciones de mejora y preparar su salida, medio año más. Poco a poco pasé de escribir para mí mismo, sin pretensiones editoriales, a ilusionarme con su posible publicación. Y eso supone un incremento del sentido de responsabilidad. Ahora, veo que algunas personas ¡van a leer mi novela! Y eso supera, con mucho, mis pretensiones iniciales.

     Por ello, esta noche he repasado mentalmente el guión de la presentación. Quiero que sea lo mejor posible. Quienes vengan merecen lo mejor de mí, lo que añade todavía mayor responsabilidad. Por supuesto, pienso disfrutar de cada minuto. Espero escribir más novelas a lo largo de mi vida, pero ¡quien sabe si ésta será la primera y la última! 

     Debo agradecer públicamente a muchas personas el apoyo recibido durante todo este tiempo. En primer lugar, a toda mi familia, en especial a mi hermana Rosa, quien leyó a mi lado los tres primeros capítulos de la novela y me aconsejó sobre diversos aspectos, y a mi madre, la primera en leer el manuscrito ya finalizado. Por supuesto, a mi pareja, C.R.M. (así es como prefiere que me refiera a ella en público y yo debo respetar siempre sus deseos), quien fue la primera en saber mi decisión de escribirla y me ha animado en los peores trances (en un momento llegué a estar tres meses sin escribir ni una sola palabra, envuelto en un mar de dudas).

     Escribir esta novela me ha enseñado, además, el valor de la amistad. No sería digno de llamarme amigo si no mencionara a AMIGOS / AS como David Prieto, Francisco Moncho, Antonio Molina, José ("el degollao", dicho esto con todo el afecto del mundo), Pilar Alejandre, Susa Calafat, Queles Martínez (¡a la cual ni siquiera tengo el gusto de conocer todavía en persona!), Josete Sendra, Patricia Martí, Joan Fuster, Joana Moncadas, Rafa Gregori, Ángel Atienza, Ximo Seguí, Paco Berzosa, Celia Merí, Jesús Blas Juan, etc (por favor, que nadie se sienta ofendido por la no-mención pues es difícil acordarse de todos en estos momentos). A todos / as ellos / as les he dado "el coñazo" durante mucho tiempo con "El círculo de las bondades", incluso cuando todavía no tenía ni título.

     Mención aparte merecen también personas como la copa de un pino como Agustina Pérez (mi profesora de Lengua en el instituto) y Víctor Rubio y Guillermo Puchol (técnicos del Gandia Bàsquet), quienes van a realizar auténticos esfuerzos por tratar de acompañarme esta tarde en la presentación pese a sus respectivos y casi-ineludibles compromisos. ¡Vuestra sola intención ya os hace grandes y me llena de orgullo!   

     Como podéis leer, mis horas previas son de agradecimiento y de pretensión de que vuestro esfuerzo sea humilde y mínimamente recompensado. Y, ante todo, mi pensamiento está hoy con mi hijo Tiago. Como tiene tres años y medio no lo voy a llevar al acto por razones obvias. No obstante, esta novela es para él. Guardaré y haré guardar como "oro en paño" un ejemplar de la primera edición de la primera novela que en 2012 presentó su papá. Sé que, si Dios quiere, algún día la sabrá apreciar.

     Os veo esta tarde. Buenos días, muchísimas gracias ,y buena suerte!


8 comentarios:

Pilar dijo...

Tu humildad re hace grande.Te deseo todo el èxito del mundo. Ojalá "El círculo de las bondades" se convirtiera en el "best seller" del año. Gracias por todo. Jose.

José Ferrandis Peiró dijo...

Guau, Pilar! Muchísimas gracias a ti! Eres, en parte, culpable de que esté pasando todo esto...No sé si será best-seller (seguramente no), pero me dará lo mismo. Con gente como tú a mi alrededor, ya estoy pagado! Gracias!

Anónimo dijo...

A qui li interese aquest enllaç porta a l'entrevista a Telesafor.com sols audio. Ara per el video. Jose recorda el que vaig dir de la promoció. Una Salutació avui divendres. http://www.goear.com/listen/a1aa132/entrevista-radio-gandia-radio-gandia

José Ferrandis Peiró dijo...

Moltes gràcies, AMIC! Ens veiem en un ratet... ;)

El muchomoncho show dijo...

Bo com a remat del dia que es avui, sols posar el video de presentació del llibre a Telesafor.com

http://youtu.be/D5JyfxL53ZM

José Ferrandis Peiró dijo...

Moltes gràcies, Moncho! Finalment, ha arribat el dia!

Agustina Pérez dijo...

Ayer presentaste en sociedad tu novela en un círculo de amigos entrañable.
Tus palabras reflejaban satisfacción, orgullo legítimo y humildad a partes iguales.
Tu condición de escritor novel te permitió la frescura y sinceridad que falta a otros que se consideran veteranos.
Y eso se agradece. Y mucho. Fue un placer acompañarte.

Enhorabuena y mis deseos de un largo camino como novelista.

Ahora, tu libro, dedicado con mimo, está ya en las manos de tus lectores y amigos. Se cierra el círculo del escritor y empieza el de los lectores.
Mi ejemplar ya reclama mi atención desde la mirada del niño de su portada.
Será un placer atender su llamada.
Seguro.
Un saludo, José. Sigue escribiendo.

José Ferrandis Peiró dijo...

Muchas gracias, Agustina! La verdad es que estoy muy contento. Ayer bauticé a mi "hija" y ahora falta ver cómo crece y cómo es su vida. Espero que a los lectores les guste la historia tanto como a mí.

Por supuesto, me encantaría contar con tu opinión una vez la termines. Nadie como tú me puede ayudar a mejorar como escritor. Será un placer charlar contigo y tomar un café. Por supuesto, pagaré yo. Muchas gracias!