LIBROS

LIBROS

viernes, 15 de abril de 2011

José María García. El retorno del maestro


     Nueve años después, José María García, alias "Butano" o "Butanito", volverá a la escena periodística en breve de la mano de la cadena Veo7. Sin duda, esta noticia agradará a algunos y molestará a otros. Porque García es un personaje que no deja a nadie indiferente. O se le quiere o se le odia, pero no pasa desapercibido jamás.

     Ideologías aparte (Veo7, la tele de ElMundo y de Pedro J. Ramírez, es claramente de derechas, como todos sabemos), el retorno del "Butano" supone un punto de vista diferente al actual. Con ello no me refiero a que García esté anticuado, que a lo mejor lo está, sino a que estamos ante un tipo que se sale del canon de periodista actual, que pocas veces suele "mojarse" para dejar bien claras sus ideas u opiniones en diversos temas por el miedo, cada vez más extendido, a que le "boten" de su trabajo.

     El periodista, que tiene ahora 66 años, ha pasado por multitud de medios a lo largo de su dilatada carrera. Escribió en el diario Pueblo. Trabajó en TVE, donde presentó diversos programas. Y en radio ha trabajado en: Radio España, Radio Madrid, Radio Popular, Cadena SER, Antena 3 Radio, Cadena COPE y Onda Cero. Como podemos ver en su currículum, a diferencia de otros periodistas, ha trabajado en medios de las más diversas ideologías.

     En nuestra memoria quedan actuaciones suyas realmente memorables. Su cobertura del golpe de Estado del 23-F (en la que radió, micrófono de la SER en mano, los sucesos acaecidos en un país al borde del caos) debería ser estudiada en cualquier facultad de periodismo de nuestro país. Y es, además, un documento histórico de un valor muy difícil de calcular. Famosa es la foto de Barriopedro que ilustra el inicio de esta entrada. 

     Las retransmisiones ciclistas actuales no le llegan a la suela de los zapatos a las que García hizo en los ochenta y los noventa junto a Javier Ares. Sus audiencias eran extraordinariamente altas. Hasta el punto de que mucha gente, entre la que me incluyo yo mismo, seguía la competición a través de la televisión pero con el audio de la radio en la que estuviera trabajando en ese momento el "Butano".

     De míticas calificaría yo las retransmisiones baloncestísticas de García, con el dúo formado por los grandes Siro López y Andrés Montes, que en paz descanse, en un momento en que en determinados países (sobre todo Grecia o Turquía) era poco menos que poner en riesgo el pellejo ir a narrar los partidos. Escuché durante años aquellas retransmisiones y nunca vi que los comentaristas se arrugaran. Lo mismo ocurría en el caso del fútbol. José María García y Gaspar Rosety formaron el dúo de moda de la radio española durante muchos años.          

     Además, García causó numerosos divorcios en nuestro país durante décadas. Y no estoy de coña. En la mayoría de hogares de España los maridos se acostaban y se levantaban con José María García. Y a lo largo del día pasaban muchas más horas con él y los deportes que con sus mujeres. Porque, sin duda, García fue el indiscutible rey de la narración deportiva española.

     Famosas son sus cruzadas contra personajes deportivos tan conocidos como Jesús Gil, Ramón Mendoza, José Luís Núñez o Florentino Pérez, políticos como José María Aznar o enormes grupos empresariales como PRISA. En definitiva, estamos ante un personaje sin pelos en la lengua, todo un maestro y ejemplo de la comunicación en nuestro país. Aunque se pueda no estar de acuerdo con sus ideas.

     Vuelve García. Vuelven frases tan conocidas como "monta un circo y le crecen los enanos", "campeones del buen comer y mejor beber", "el tiempo es ese juez supremo que da y quita razones" y expresiones como "lametraserillos", "caducos y trasnochados" o "abrazafarolas". Vuelve el "Butano". Así que ¡ojo al dato, señores!

2 comentarios:

Joan dijo...

Pues me parece que ya es un estilo caducado. No me parece mal pero cre que no va a volver a sintonizar con la gente como en su epoca

José Ferrandis Peiró dijo...

¡Hola, Joan! Es más que probable lo que comentas. Pero estará bien recordar viejos tiempos y escucharle contar viejas batallitas de los ochenta y noventa. Muchas gracias!