LIBROS

LIBROS

domingo, 3 de abril de 2011

Fútbol, política y "corazón". Spain is different!

     A buen seguro todos hemos escuchado o leído en multitud de ocasiones esta frase. Y lo cierto es que lleva buena parte de razón quien la acuñó. En los últimos tiempos nuestro gobierno ha hecho una serie de recortes sociales que a todos nos ponen prácticamente la soga al cuello. Se han eliminado los cuatro cientos veintiséis euros de subsidio y el famosísimo cheque-bebé de dos mil quinientos euros (el que implantó precisamente el mismo gobierno de ZP), se han congelado las pensiones, se ha reducido el sueldo a los funcionarios y se ha elevado hasta los sesenta y siete años la edad de jubilación, obligándonos a cotizar hasta cuarenta años para cobrar la jubilación íntegra. Y mientras todo ello ocurre, hay políticos que cobran hasta los dos cientos treinta mil euros anuales y tienen aseguradas astronómicas pagas vitalicias como premio a su magnífica gestión al frente de este derrumbado y expoliado país. !Ah¡ Y dos de nuestros ex-presidentes del gobierno trabajan como asesores de Gas Natural y de Endesa, cobrando además su paga vitalicia...

     En Francia los sindicatos le montaron a su gobierno doce días de huelga general por elevar la edad de jubilación hasta los sesenta y dos años. Doce días si no recuerdo mal (porque perdí la cuenta al final). ¿Qué pasó en España en esas fechas? Bien, la votación para aprobar dicha ley se hizo el mismo día en que la selección española de fútbol hacía su debut en el Mundial. El gobierno puso esa fecha no por casualidad sino porque sabe que el fútbol tiene mucha mayor repercusión que las cuestiones verdaderamente prioritarias para el país. Así, la aprobación de dicha ley tuvo menor repercusión que la que habría tenido cualquier otro día. ¿Qué hicieron nuestros sindicatos? Hacer como que montan una huelga general que acaba siendo una auténtica charlotada. También los sindicalistas cobran sueldos que les permiten llegar a fin de mes con suficiente holgura y tranquilidad...

     Mientras nuestras señorías se tiran de todo menos flores en el Congreso o en el Senado, haciendo ver que no se tragan entre sí, a la hora de la verdad sí que llegan a acuerdos en las cuestiones que a ellos más les interesan. Véanse el pensionazo, la ley Sinde o la aprobación para colaborar en la intervención "humanitaria-petrolífera" en Libia, simplemente por citar los ejemplos más actuales. Es decir, que en lo que concierne a asegurarse "su" futuro nuestros políticos sí que saben llegar a acuerdos. Ni se os ocurra pensar que van a renunciar a su paga de por vida ni que van a aprobar una ley de listas abiertas para las próximas elecciones. Eso iría en beneficio nuestro, pero también en su perjuicio.

     Este fin de semana el presidente del gobierno español, J. L. Rodríguez Zapatero, ha anunciado que no se presentará como candidato del PSOE a las elecciones de 2012. ¿Qué notícias han sido las más comentadas por los medios y por los españolitos de a pie? Pues que Pep Guardiola ha dicho en una televisión italiana que su ciclo en el Barça está próximo a finalizar, que Ronaldo (CR7) está lesionado y que Belén Esteban tiene problemas con Jesulín respecto a las visitas a "su Andrea".

     Estamos a poco tiempo de que comience en España la campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Los españoles llenaremos plazas de toros, pabellones deportivos y hasta estadios de fútbol para aclamar, banderita de color rojo, azul o verde en mano, a nuestros ídolos políticos, a los salvadores de la patria española. Exactamente lo que ocurre con el fútbol o incluso con la presentación de un documental que versa sobre "la princesa del pueblo".

     Porque en este país lo importante es que nuestro equipo de fútbol o nuestro partido político ganen a sus rivales más directos. Y nos tiene sin cuidado que sea jugando de pena y marcando de penalty injusto en el descuento o que nuestro país se esté hundiendo en la miseria con nosotros mismos dentro. Somos del PP o del PSOE, del Madrid o del Barça, y eso va a misa. ¿Autocrítica, criterio? ¿Qué quieren decir esas palabras tan raras? Y cuando nuestra selección nacional gana el Mundial nos echamos a la calle con nuestras bufandas y nuestras banderitas de rojo y gualda para celebrar, orgullosísimos, que somos españoles y campeones. !Y de paso, diferentes! 

     En España todos conocemos a los futbolistas más ricos, guapos y famosos y a las estrellas más operadas, musculosas y tremendamente culturizadas de la prensa del "corazón". Importan más un escupitajo de Ronaldo, una lesión de Messi o una intervención quirúrgica para ponerse "tetas y morros" de Belén Esteban que si el país en que vivimos funciona bien o mal o si nuestros gobernantes nos gobiernan a nosotros o solamente a sí mismos y a sus familiares y amigos. Llenamos estadios para aclamar a nuestros héroes futboleros o políticos y hacemos largas colas para ver el estreno del documental "La princesa del pueblo" o incluso de "Torrente 4".

     Pero no leemos a los grandes intelectuales de nuestro tiempo, que están comprometidos con nuestra causa, ni movemos un dedo por obligar a nuestros gobernantes a hacerlo de forma digna y justa. En este país lo que mejor se nos da es criticar por criticar, insultar por insultar y desentendernos de los verdaderos problemas para discutir sobre las cejas de ZP, la barba de Rajoy, las operaciones de Carmen Lomana o de si es mejor entrenador Guardiola o Mourinho. Desde luego, no cabe duda, Spain is different! 

     Aunque la canción "Skaparate Nacional", de Celtas Cortos, está un poco anticuada en su letra (es de los noventa) sirve para ilustrar perfectamente este artículo. Gracias!

        

2 comentarios:

joan dijo...

Estoy de acuerdo con lo que comentas y creo que lo que nos pasa es que, en general nos hemos pasado por el forro la cultura de los "valores" y estamos cabalgando sobre la cultura del "todo vale" .

No creo que sea un problema de politicos concretos, ni de sindicalistas concretos, ni de medios concretos etc…

Todo ello ocurre porque se permite y solamente dejará de ocurrir cuando los ciudadanos sintamos mayoritariamente, reparo primero y posteriormente verguenza. Pero me temo que ello nos llevará muchos años.

Un ejemplo que puede ilustrar la situación es que en general no nos molesta lo de "con Iva o sin Iva" cuando eso en otros paises cercanos suena como insulto para el que se le propone, por ser algo poco ético y antisocial. Y no es excusa lo de la crisis porque en plena bonanza es cuando más fraude se ha cometido para evitar las plusvalias.

No podemos esperar que el cambio nos venga impuesto o dirigido porque la cultura de un país la formamos todos. Solamente con que nos preocupemos de cambiar a cada uno de nosotros, el cambio acabará llegando y finalmente hasta presumiremos de ello ( esta vez con razón).

Un saludo

José Ferrandis Peiró dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Joan. Lo más importante es tener los ojos bien abiertos ante las injusticias y hablar sobre ellas con los que nos rodean para crear conciencia sobre ellas.Por ejemplo, los blogs son buenos lugares para ello. Un saludo!